LAO TSE : EL VIEJO MAESTRO




LAO TSE & EL DÀO DÉ JING

Lao TsePoco se conoce acerca de la vida de Lao Tse. Tanto su existencia histórica, como su autoría del “Dào Dé Jing” (o Tao Te Ching), obra esencial del taoísmo, son objeto de controversia. Sin embargo, se convirtió en un importante héroe cultural para generaciones del pueblo chino. La tradición asegura que nació bajo un ciruelo en una aldea de la prefectura de Ku, actualmente distrito de Lùyì de la provincia de Henan, durante los últimos años del Período de Período de Primaveras y Otoños, y tuvo como primer nombre Li-Er (orejas de ciruelo), aunque otras versiones sostienen que él era Po Yang-Li, proveniente de una familia de pescadores. Algunas leyendas sostienen que la gestación de Laozi requirió 81 años (la cantidad de capítulos que tiene su obra Tao Te King) y cuando por fin nació, ya tenía el cabello blanco, arrugas en su rostro, propias de un anciano, y orejas bastante más grandes que las normales.Conforme a la tradición, y a una biografía incluida en la obra de Sima Qian, Lao Tse fue contemporáneo de Confucio (Kongzi), aunque mayor que él, y trabajó como archivista en la Biblioteca Imperial de la corte de la Dinastía Zhou. Por intención o accidente, cuando Confucio se dirigía a leer los rollos de la biblioteca lo encontró en Zhou, cerca de la moderna Luoyang. De acuerdo con estas historias, Confucio y Laozi discutieron durante meses sobre el ritual y lo apropiado, cimientos del confucianismo. Laozi se oponía a lo que consideraba prácticas vacías, y la leyenda taoísta sostiene que estas discusiones fueron más provechosas para Confucio que para el contenido de la biblioteca.

En otro relato, Lao Tse era otro contemporáneo de Confucio, titulado Lao Laizi y escribió un libro en 15 partes. En un tercer relato, era el astrólogo de la corte, Lao Dan, que vivió en el siglo IV a. C. durante el reinado del duque Xian de Qin. El texto más antiguo del Tao Te Ching hasta ahora recuperado fue escrito en hojas de bambú y data de finales del siglo IV a. C.

Lao Tse renunció luego a su puesto, quizás por la decreciente autoridad de la corte Zhou. Algunos relatos sostienen que viajó hacia el oeste montando un búfalo de agua, a través del estado de Qin. Cuando llegó al paso de Shanggu, el guardián ―al que una fuente llama Yinji y otra Luanyin― reconoció al ilustre filósofo. Le suplicó que se quedase un año en su casa antes de marcharse al destierro, y que escribiese un libro exponiendo su doctrina. El maestro se dejó convencer, escribiendo el Tao Te King. Hasta entonces, Laozi solamente había propagado su filosofía de manera oral. Después marchó hacia el oeste, adentrándose en el país de los bárbaros, donde su rastro se perdió para siempre.

Algunas de las controversias modernas sobre su vida incluyen:

  • La discusión con Confucio, que pudo haber sido inventada por los taoístas para hacer que su escuela filosófica apareciese como superior al confucianismo.
  • El autor real del Tao Te King (o Dao De Jing) podría haber creado un personaje ficticio para que el origen del texto pareciese más misterioso, haciéndolo entonces más fácil de popularizar.
  • Se ha discutido que Laozi podría ser un seudónimo de Dan, Prefecto de los Grandes Escribas (Tài Shǐ Dàn) o de un anciano de Lai, una prefectura del estado de Qi, o alguna otra persona de existencia histórica.

OBRA MAESTRA

Lao Tse : El TaoEl Dào Dé Jīng , (también llamado Tao Te King), es un texto clásico chino. Según la tradición, fue escrito alrededor del siglo VI a. de C. por el sabio Laozi, un archivista de la corte de la dinastía Zhou, por cuyo nombre se conoce el texto en China. La verdadera autoría y fecha de composición o de compilación del libro es aún objeto de debate. Este texto es uno de los fundamentos del taoísmo filosófico y tuvo una fuerte influencia sobre otras escuelas, como el legalismo y el neoconfucianismo. Tiene un papel importante en la religión china, relacionado no sólo con el taoísmo religioso, sino también con el budismo, que cuando se introdujo por primera vez en China fue interpretado usando en gran medida palabras y conceptos taoístas. En China la filosofía de la naturaleza y la visión del mundo están impregnadas del pensamiento taoísta y así muchos artistas, pintores, calígrafos y hasta jardineros han usado este libro como fuente de inspiración. Su influencia se ha esparcido también más allá del Lejano Oriente, ayudada por las muchas traducciones diferentes del texto a lenguas occidentales.

Es un texto corto, de unos 5.000 caracteres chinos, dividido en 81 capítulos o secciones breves. Los pasajes son muchas veces ambiguos pero su popularidad es grande porque sus temas van desde el consejo político para gobernantes hasta la sabiduría práctica para la gente común. Como la variedad de interpretaciones posibles es virtualmente ilimitada, no sólo para personas distintas sino incluso para una misma persona en distintos momentos, lo más sensato por parte de los lectores es no intentar establecer una objetividad o una superioridad en sus conceptos.

LOS PRINCIPIOS Y CONCEPTOS CENTRALES:

  • El Tao abarca los principios de infinitas cosas. No tiene forma ni sonido; es incorpóreo, eterno y permanente. Este principio no puede explicarse con palabras.
  • El Dào Dé Jīng enfatiza los valores “femeninos” (Yin), como la cualidad del agua, fluidez y suavidad (en lugar de la solidez y aspereza de la montaña), la elección del lado oscuro y misterioso de las cosas, y el control sobre las cosas sin gobernarlas.
  • El concepto de “retorno”, no en el sentido de regreso al pasado, sino más bien como “contracción”, “reducción” e incluso “retirada” y “retrospección” sobre sí mismo. Este concepto es ilustrado por el texto del capítulo 48: el aprendizaje consiste en aumentar día a día el patrimonio propio; la práctica del Tao consiste en sustraer día a día.
  • La Nada es la sustancia del Tao y el Ser es su función. Para alcanzar el dominio del Tao es necesario primero reconciliarse con la inmovilidad, no ocuparse de cosas mundanas, dejar de lado el intelecto, el conocimiento, los deseos, el egoísmo y el egocentrismo; despojarse de las ideas preconcebidas y retornar a la amplitud mental auténtica.
  • Para el taoísmo es central la búsqueda del vacío, común también al budismo y, en alguna medida, al confucionismo.

LOS OTROS CONCEPTOS INCLUYEN:

  • El uso de la fuerza sólo atrae la fuerza.
  • La riqueza no alimenta el espíritu.
  • El ansia de poseer sin límite ciega al ser humano y lo convierte en un monstruo codicioso y violento.
  • La preocupación sólo por sí mismo, y el darse importancia son vanos y autodestructivos.
  • La victoria en la guerra no es gloriosa. No debe celebrarse, sino ser causa de duelo, porque surge de la devastación.
  • Cuanto más empecinadamente se intenta algo, mayor es la resistencia que se crea; cuanto más se actúa en armonía con el universo, más se logrará y con menos esfuerzo.
  • El verdadero sabio concede poca importancia a su propia sabiduría, porque cuanto más conoce más se da cuenta de lo limitado de su conocimiento.
  • Cuando perdemos los valores fundamentales, los reemplazamos con valores crecientemente inferiores que pretendemos verdaderos.
  • La glorificación de la riqueza, el poder y la belleza atraen el crimen, la envidia y la vergüenza.
  • Las cualidades de flexibilidad y suavidad son habitualmente superiores a las de rigidez y fuerza.
  • El contraste de los opuestos (la diferencia entre masculino y femenino, luz y oscuridad, fuerte y débil, etc.) es lo que permite entender y apreciar el universo.
  • El cambio entre los opuestos (Yin-Yang) permite la fluidez natural del universo. El estancamiento en una sola forma solo atrae la desarmonía y la devastación.

FRASES SELECCIONADAS DEL TAO TE CHING

Lao Tse→ El ser y el no ser, unidos emergen de lo mismo, aun llevando nombres diferentes.
→ Mejor es detenerse a tiempo, a que el recipiente rebose.
→ Si afilas tu espada a menudo, se desgastará pronto.
→ Modelamos y horneamos la arcilla pero es su interior vacío que la hace útil como recipiente.
→ Hacemos puertas y ventanas pero solo abiertas nos permiten pasar y ver a través de ellas.
→ El sabio cuida sus sentidos; prefiere lo interno a lo externo.
→ Vacía tu mente. Mantén tu corazón sereno.
→ Si uno conoce la constancia, se entenderá y se abarcará todo.
→ Si no tienes fe, otros no tendrán fe en ti.
→ ¿Cómo reconozco el origen del todo? Por lo que está dentro de mi.
→ Si quieres el todo, acepta la parte.
→ El que carece de fe no podrá exigir fe a los demás.
→ Quien se apoya sobre las puntas de sus pies, no podrá mantenerse firme.
→ El que se apresura, no va lejos.
→ Lo pesado es la raíz de lo liviano.
→ El buen viajero no deja huella.
→ Nunca debes pensar que puedes conquistar a otros por la fuerza.
→ El que se alegra por la muerte no podrá prosperar en el mundo.
→ Saber cuándo parar es saber preservarnos del peligro.
→ Es por no desear ser grande que su grandeza se realiza.
→ La humildad es la raíz de la cual nace la grandeza.
→ El Gran Camino es llano y recto; aún así la gente se desvía de él.
→ Conocer la armonía es conocer la constancia.
→ El que sabe no habla. El que habla no sabe.
→ Al servir sin ser visible aparece lo visible.
→ Palabra buena encuentra oyentes.
→ Lo grande se logra atendiéndolo cuando es pequeño.
→ Un viaje de miles de leguas comienza con el primer paso.
→ Con sabiduría al principio y paciencia al final, nada se arruina.
→ Aprende a desaprender lo aprendido.
→ Rigidez y poder es inferior a benignidad, suavidad y delicadeza.
→ Nada cede más en el mundo que el agua, pero vence a lo más duro y fuerte.
→ Palabras sinceras no son dulces; palabras dulces no son sinceras.
.

¤ Avalon Esoterismo – Fuente / Varias ¤

Home